03
Dic
10

El regreso

Ahora, de vuelta en la rutina del día a día, con los marrones y los dolores de cabeza del trabajo, de la familia, de los amigos, cierro los ojos, y recupero las sensaciones del fin de semana.

Cierro los ojos y siento el frio en la piel. Un escalofrío recorre mi espalda. Siento el frio en la garganta y en la nariz al respirar el gélido aire. Rememoró la subida al monte, ese pasear solitario, sin más ruido que el propio respirar, el latir del  corazón, el crujir de la tierra bajo los pies y las voces de los compañeros en la lejanía. Veo salir el sol, nacer al día. Y recuerdo haber pensado en lo increíble que es la naturaleza, en como la vida encuentra la forma de salir adelante. En como esas plantas, ahora heladas, volverán a lucir verde, en como el sol les da vida.

Cierro los ojos y la boca se me hace agua.  Veo los platos de comida, y soy capaz de palpar el cariño, el amor con el que están elaborados. Recuerdo sus sabores y sonrío al recordar las risas en torno a la mesa.

Cierro los ojos y oigo el piano, el violín, el chisporrotear de la chimenea. Y por un momento siento la paz, una inmensa tranquilidad.

Eunate


0 Responses to “El regreso”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


diciembre 2010
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

A %d blogueros les gusta esto: